EL USO DE LA BOTELLA DE VINO

EL USO DE LA BOTELLA DE VINO

feb 26, 2018

Este recipiente de cuello largo que llamamos botella es en realidad muy antiguo y ha sido producto de una evolución natural de diferentes vasijas.  

En el Antiguo Egipto existieron ya botellas de barro o calabaza, pero no fue hasta el siglo XV a.C. cuando empezó a utilizarse un material parecido al cristal  en Egipto y Siria.

En la Antigua Roma se generalizó el uso de la botella de cristal , aunque se utilizaban para guardar agua, ya que este material resultaba demasiado delicado y poco práctico para los romanos y el vino aún se conservaba en vasijas de barro o barriles de madera.

Tras siglos de avance, es a lo largo del siglo XVII, en Venecia, cuando se comienza a trabajar el vidrio soplado para la fabricación de botellas para vino, ya que comienza a ser una bebida más selecta y consumida en celebraciones y banquetes y necesitaba de un recipiente fácil de manejar en el hogar. Estas botellas no tenían la forma de las de hoy en día, eran más redondas y de paredes más finas.

Las botellas de vino no empezaron a producirse en serie hasta 1821, cuando H. Ricketts & Co. Glass Works Bristol patentó el método de fabricación de forma mecánica, naciendo así la botella que hoy conocemos.

En 1970, se estableció internacionalmente la media de 750 ml para la comercialización de la botella de vino; aunque hoy, por temas de marketing, se pueden encontrar otros formatos de botellas como la magnum, las de medio litro u otras.

Gracias a la botella de vidrio, el vino se pudo almacenar durante más tiempo sin que se alteraran sus propiedades  y la gente pudo observar que este sabía mejor.  

La botella, un invento de la humanidad que nos lleva acompañando y sirviendo desde hace miles de años.

Volver
0 0 Artículos): 0.00

Añadido(s) anteriormente

Product successfully added to your shopping cart
There are 0 items in your cart. There is 1 item in your cart.
Total (tax incl.)
Continue shopping Proceed to checkout
Arriba